domingo, 30 de agosto de 2015

Septiembre


Adoro este mes, es mi fin de año, fin de vacaciones, pero me gusta.
Marca mi principio, mis propósitos, mis sueños.
Este año trae muchas cosas, muchos regalos, me ha dejado bodas de gente a la que quiero, que se unen para confirmar su compromiso a quererse, a cuidarse a tenderse la mano. También me ha traído y me traerá sobrinAs, de las de coletas, faldas, con las que compartir confidencias, pero queda mucho para eso, primero las disfrutaré con sus olores a bebé.
También me trae encuentros con gente que tengo lejos, que se pusieron en el camino y presumo sean parte de mi vida, septiembre es su mes, pero me las acerca.
Mi parte favorita del año son los cambios significativos de estación, de verano a otoño y de invierno  a primavera, donde todo explosiona, se nota el paso de una a otra.
Es un mes de morriña, de echar de menos, de recuerdo de gente que no està y otras que te faltan, nostalgia de colegio, olores a libros nuevos, a lápices, a conocer gente nueva, a cambios.
Pero lo adoro, es el mes que me centra, me estabiliza, me inspira.
Espero que los propósitos de este año se nos den igual de bien pero mejor, siempre mejor, siempre hacia arriba, cumpliendo. 
Y como buen fin de año, mi valoración seria agradecida, eternamente agradecida de todo lo q he vivido, lo que he tenido, lo que he disfrutado.

jueves, 28 de mayo de 2015

...mis días de guarde

Mis días de guarde se me antojan complicados, los niños andan cansados y nosotras también.
Antes hasta las 11.00 no entraba pero ahora Martín està todo el rato conmigo y la verdad no se si le beneficia, està algo rebelde, no hace caso a nada y encima es un poco bruto, con lo cual me paso todo el día regañándolo. El día de mañana no se q recuerdos tendré, me entristece pensar que me recordaré siendo una madrastrona.
He leído por ahí que el sentido de la vida es cuando descubres a que has venido, por qué estás aquí. Siempre digo que para mi es ser madre pero cuando veo mi día a día se aleja mucho de la madre que yo soñaba ser, divertida, un poco loca, de esas que sus hijos tienen mamitis, mas bien todo lo contrario, estoy mas cerca de ser bruja que hada y creo que algo falla. 
Todo empezó bien, yo no trabajaba y solo tenía tiempo para Darío, luego vino Martín y de repente deje de ser fuerte, perdí el control, y aunque la mayoría del tiempo lo tengo controlado, no me gusto a mi misma.
Los quiero, si pienso por quien me cambiaría o que me gustaría hacer en vez de lo que hago es nada. Soy feliz con lo que tengo y con lo que no. De hecho , me da vértigo, y voy alerta por si me cae un rayo que me lo fastidie todo.
Soy feliz porque cada mañana doy los buenos días a mis hijos, los abrazo antes de vestirlos, les preparo el desayuno y nos vamos juntos al cole, donde nos despedimos de Darío con un beso, después me voy a trabajar al lado y soy feliz porque me llevo a Martín conmigo, es un trabajo de mucho esfuerzo, psíquico y físico pero eso no me asusta. Soy feliz porque recojo a Darío del cole, le veo comer, y cuando salgo de trabajar nos vamos a casa y los acuesto la siesta, pero no sin antes darles otro abrazo. Soy feliz porque cuando se levantan estoy ahí, les preparo la merienda, pasamos la tarde juntos y después les preparo la cena, los acuesto pero con otro beso.
Monótono puede parecer, pero no lo es, cada día es distinto, unos días discutimos y otros cantamos en el coche, pero pasan rachas duras, de lloros, de celos, de disputas, y yo soy mujer de esas que quieren la perfección, de las de sueños imposibles...
Solo espero que ellos no me recuerden como me veo yo, que sepan apreciar esos abrazos y besos de cada día...y que el reflejo del espejo un día me sorprenda, aunque hay uno que jamás falla y es el del retrovisor cuando miro y veo a mis pequeños.

 

martes, 10 de febrero de 2015

Suerte la mía

Tengo la gran suerte de trabajar en una guardería que además es de mi suegra, que Martin está ahí y le veo, está mi sobrino del que también disfruto mucho. A las 14.00 voy a buscar a mi sobrina y a Darío y comen allí también,  estoy todo el día con ellos y eso es tener mucha suerte...pero tus hijos no entienden que tu estas trabajando ni que tu suegra tampoco, entonces ellos corretean, gritan, juegan mientras los demás descansan y a ti eso te desespera porque te gusta hacer bien tu trabajo y que todo sea perfecto pero es evidente que donde hay patrón no manda marinero y en este caso los patrones son ellos y yo un humilde marinero que intenta que este barco no se hunda porque a veces parece que lo gobernara don Quijote de la mancha, con su locura...esa locura de la que yo presumía. Y ahora...ahora me toca ser Sancho, no me gusta este papel no por nada si no porque siempre he preferido ser una loca de las que ama con locura, adoro la improvisación, la sorpresa...y me canso de ser la dueña del "venga vamos" que hasta yo me aburro de oírme.
Pero se que cuando pase el tiempo me sentiré afortunada porque tendré en mi vida esas cosas que no se compran con dinero y recordaré cada momento como si de un tesoro se tratara y entonces pasare a ser la capitana del barco.

martes, 3 de febrero de 2015

Porque tengo que hacerlo

Hoy ha sido un día de tantos, pero me invadió un terror preparando la merienda de los peques, no conseguía recordar a Darío, mi hijo mayor, bebiéndose el biberón...estuve un rato en colapso a punto de pedir ayuda pero como siempre superado, eso si la lección hoy es que tengo q escribir y hacer recopilación de las cosas que hoy pasan sin mas y algún día echaré de menos.
Hoy ha sido la primera excursión de Darío, cerca pero era primera vez de muchas cosas, salir sin mamá, montar en  autobús, etc...la visita era a una granja-escuela y yo que no estaba animada(será que me huele el miedo) me dice que mejor se va a casa de la abuela,  y no le he convencido, pero una mamá del cole lo ha hecho por mi y me alegro.
Martín conmigo en la guarde como todos los días, es tan gracioso ver como hace caso junto a sus compañeros. Eso y oírle según  entro decir ya viene mami, y al entrar a ver a todos y decirlos hola, como viene corriendo con su pecho palomo presumiendo de que es su mami.
Hoy toca baño y seguro que lago saco pero lo escribiré mañana.